AGUA PARA LA PAZ

El agua es escasa, preciada y está bajo presión. Esta atraviesa fronteras y aumenta las tensiones entre los países y la gente que la necesita para su vida.

Para aquellos que persiguen la globalización, un cambio equitativo a través de la colaboración y el multilateralismo, como es el caso de Green Cross, no hay sustituto para las convenciones de las Naciones Unidas que establezcan normas y hábitos para ser cumplidos por los estados. Como antiguo Gobernador de Colorado Bill Ritter dijo en la Conferencia para una Economía Inclusiva y Verde “ Las Naciones Unidas tienen aun las mejores instituciones – necesitamos apoyarla, y pensar más seriamente acerca del significado de soberanía “.

Green Cross respalda particularmente un número relevante de convenciones de las Naciones Unidas, y llama a los estados a firmar, ratificar, y luego completar sus obligaciones con cada uno de ellos. Esto beneficiará a sus propias poblaciones y al mundo en general.

La promoción del Programa Agua para la Vida y la Paz para la gobernanza de los recursos hídricos y el nivel internacional se han fusionado alrededor de dos tratados similares y complementarios :

United Nations Watercourses Convention (UNWC) ( Convención de los Recursos de Agua de las Naciones Unidas)– Green Cross es parte del grupo de las ONG que alientan a más estados a ratificar esta convención, la cual alcanzó un gran avance en 2014 cuando el número de miembros de los países llegó hasta 35 ( el número requerido para ponerlo en vigor) (La Convención de Recursos de Agua de Naciones Unidas establece un marco para la utilización, desarrollo, conservación, gestión y protección de los recursos de agua internacionales; promoviendo al mismo tiempo la utilización óptima de los mismos para las presentes y futuras generaciones, contabilizando situaciones especiales y necesidades de los países desarrollados.

Mire aquí por más detalles sobre esta Convención

UNECE Tratado de Recursos Hídricos– La Convención sobre la Protección y el Uso de los Recursos Hídricos Transfronterizos y Lagos Internacionales (Convención sobre el Agua) apunta a proteger y asegurar la cantidad, calidad y el uso sustentable de los recursos hídricos transfronterizos facilitando su cooperación. Este provee una plataforma intergubernamental para el desarrollo cotidiano y el avance de la cooperación transfronteriza. Inicialmente negociado como un instrumento regional, este se convirtió en un marco jurídico universal disponible para la cooperación de agua transfronteriza, tras la entrada en vigor de las enmiendas en febrero de 2013, abriendo esta a todos los miembros de UN. Este prepara ahora un complemento efectivo para la Convención de Recursos Hídricos de UN y una ruta adicional para alcanzar los mismos objetivos.

Ghana 16

Trabajando con socios principales como WWF (World Wildlife Fund), IUCN (Unión Internacional para la Conservación del Agua y Centro IHP de la Universidad de Dundee para la Ley del Agua, Política y Ciencia, Green Cross está comprometida en numerosas iniciativas de sensibilización y colaboración con los gobiernos para promover el marco legal, la cooperación y una mejor gestión de los recursos hídricos internacionales. Aproximadamente veinte países se unieron a la Convención entre 2006 y 2015, siendo Vietnam el 35 país en ratificar– motivo por el cual la entrada en vigor de la Convención, fue en 2014. La red de Green Cross y sus colaboradores cumplen un rol esencial en ello. El programa Agua continua promoviendo buena gobernanza jurídica de aguas compartidas y ahora se está involucrando en nuevos pasos, como implementación y promoción conjunta con la Convención de Agua de UNECE ( un antiguo instrumento jurídico regional que se ha abierto a la adhesión mundial).

Hay cerca de 280 recursos hídricos alrededor del mundo que son compartidos entre dos o más países – incluyendo el Nilo, Amazonas y las cuencas de Mekon- y sobre tantos acuíferos transfronterizos (aquellas formaciones geológicas contienen agua subterránea de la cual la humanidad extrae agua dulce usada para agricultura, industria y propósitos domésticos). La gestión, el compartimiento y la protección de esas aguas es crucial para el 60 por ciento de toda el agua dulce que emana en las cuencas transfronterizas.

Considerando la amplia demanda de agua, el crecimiento demográfico y la presión bajo la cual los ecosistemas acuáticos están ubicados, una mejor gestión del agua será absolutamente necesaria para un futuro sustentable. Teniendo que coordinar la gestión del agua entre países vecinos adicionando un nivel de complejidad al desafío, pero creando también oportunidades.

 

Bolivia 5

Existe una importante brecha en los espacios que se manejan en las aguas transfronterizas. Solo el 40 por ciento de ella forman parte de un acuerdo cooperativo entre los gobiernos, y el 80 por ciento de los acuerdos existentes tampoco trata de las sustentabilidad, son obsoletos o no incluyen a todos los países que comparten el curso  del agua.

Se necesita hacer mucho para mejorar la estructura gubernamental de las cuencas transfronterizas y hacer que esas estructuras sirvan para una gestión sustentable, y de protección y uso de las líneas divisorias de agua.

Green Cross asume desde hace casi dos décadas, el trabajo de la promoción de la gobernanza jurídica mundial a través de la ratificación de la Convención de los Cursos de Agua de las NU. La Convención fue negociada por más de tres décadas en las Naciones Unidas, y fue adoptada por más de 100 países en la Asamblea General de las NU en 1997. Esta estableció principios básicos de uso equitativo y sustentable, la gestión y la protección de los cursos de agua internacionales. Este acuerdo mundial histórico de la gobernanza del agua no fue ratificado rápidamente por diferentes razones.